Leyenda del Caballero Sol V1C01: “Mantén La Sonrisa en Todo Momento”

The Legend of Sun Knight (La leyenda del caballero Sol) Volumen 1: Una introducción a la teoría del caballero.

Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)

Novela traducida al inglés por Prince Revolution!

________________________________________________________________________________________________________
Capítulo 1 – Regla #1: “Mantén La Sonrisa en Todo Momento” – Traducido al español por andianco, lectura y edición por little_cris

Soy un caballero. Para ser preciso, soy el Caballero Sol de la Iglesia del Dios de la Luz.

La iglesia del Dios de la luz adora y sirve al Dios de la Luz, es una de las tres grandes religiones del continente. Pero aunque posiblemente sólo sea la tercera en tamaño, si hablamos de historia, no hay ningún otra organización religiosa que pueda compararse con la Iglesia del Dios de la Luz.

Como todos saben, la Iglesia de el Dios de la Luz se divide en el Templo Sagrado y el Santuario de la Luz, que a su vez están organizados por líneas de clérigos y militares respectivamente.

Naturalmente, soy el caballero del Templo Sagrado, del cual forman parte los doce capitanes de los caballeros sagrados y cuyos puestos se pasan de generación en generación. Desde tiempos antiguos, cada capitán de los caballeros sagrados ha liderado una compañía de caballeros. Por ejemplo, yo soy el Caballero Sol, así que debería estar dirigiendo la Compañía del Caballero Sol.

Sin embargo, la posibilidad de que comience una guerra en estos tiempos de paz es muy baja. Y sin guerras, las compañías de caballeros no puede movilizarse; si las compañías no pueden movilizarse, ¡entonces no pueden saquear, robar o despojar entre el caos de la guerra…! En todo caso, actualmente el Templo Sagrado es incapaz de mantener a doce compañías completas de caballeros. Por ello, decidieron poner juntos a todos los caballeros y formar una Compañía del Templo Sagrado, que puede ser dividido luego en doce secciones. En cuanto a cuál pelotón me reporta a mí, obviamente es el Pelotón del Caballero Sol.

La Compañía del Caballero Sol original pudo haberse encogido al Pelotón del Caballero Sol, pero de todos los capitanes de los caballeros sagrados, este cambio tiene el menor impacto para mí. Eso es porque, como el líder de los Doce Caballeros Sagrados, yo soy naturalmente comandante de toda la Compañía del Templo Sagrado. Así que, mientras yo sea el comandante de la compañía, a quién le importa si es la Compañía del Templo Sagrado o la Compañía del Caballero Sol, ¿verdad?

Entonces, ¿quiénes son los doce capitanes de los caballeros sagrados?

Vaya, debo introducirlos lentamente. Si sólo dijera una lista de nombres, entonces diez de diez personas no podrían recordarlos.

Empecemos por echar una mirada al sujeto que está junto a mí. Así es; estoy hablando del tipo con el cabello largo y azul que está ocupado guiñándole el ojo a todas las damas que están cerca. Así es él, es el Caballero Tormenta1

Cada Caballero Sagrado tiene una personalidad esperada – así es, escucharon correctamente, personalidad “esperada”.

Por ejemplo, el Caballero Sol nace para ser el benevolente portavoz del Dios de la Luz.

Así es; yo soy el benevolente portavoz del Dios de la Luz.

Como tal, no importa de qué circunstancias se trate, yo debo mostrar una sonrisa tan incandescente como el sol. Incluso si la persona que estoy a punto de conocer es uno de los más insoportables monarcas de los cinco reinos del continente entero, a ese cerdo que tienen por rey que gobierna sobre el Reino del Sonido Olvidado2, yo debo sonreír como si fuera a conocer a una hermosa mujer.

Para forzarme a tratar a ese cerdo como si fuera una hermosa mujer – ¡Oh hermano! ¿Probablemente entiendes la dificultad de todo esto?

“El benevolente Dios de la Luz perdonará tus pecados.”

Esta frase debo decirla miles de veces al día, además de mostrar mi más perfecta sonrisa mientras la digo. Esta es la vida de un Caballero Sol, siempre sonreir y perdonar a los demás.

Esto porque, como todo el continente sabe, el Caballero Sol es el benevolente portavoz del Dios de la Luz ¡y nunca se dará por vencido para buscar la redención de cualquier individuo!

Por eso, incluso si realmente quisiera matar a ese asqueroso rey con un golpe de mi espada y hacer que ese viejo hijo de puta que se niega a morir se apure y le pase el trono a su mucho más agradable hijo, no puedo. Sólo puedo continuar con una brillante sonrisa, pasarlo por alto y hacer mi mayor esfuerzo para persuadir a ese asqueroso rey para que deje de recolectar más impuestos.

Ah, pero nos estamos saliendo del tema.

De regreso a lo que estaba diciendo, justo como el Caballero Sol es el benevolente portavoz del Dios de la Luz, el Caballero Tormenta es el caballero representante de la libertad. Por tanto, es despreocupado y un mujeriego sin responsabilidades3.

Mientras haya una junta que se pueda saltar, ¡se la saltará!

Mientras haya una mujer que se vea mejor que un dragón, él le guiñará el ojo.

Mientras algo tenga aunque sea una pequeña conexión con la “libertad”, él tendrá que meterse. Por ejemplo, si hay una revolución en alguna parte, él debe al menos dirigirse ahí y dar un discurso alentador. Puede que incluso sea incapaz de marcharse después del discurso y acabe siendo forzado a liderar a un grupo o a otro.

Sin embargo, lo que es aún más extraño es que incluso si se salta todas las juntas a las que nos llama el Templo Sagrado, sabe que se discutió durante cada una de ellas e incluso se las arregla para completar todo el trabajo que se le ha asignado. (Algunas veces tiene una carga de trabajo especialmente larga. No lo podemos evitar; ¿quién le dijo que no fuera a la junta? ¡Desde luego nosotros tomamos ventaja de su ausencia para pasarle todo el trabajo a él!) Incluso, él sabe que si la próxima junta es una a la que no puede faltar en lo absoluto, se presentará a tiempo para trabajar.

Es decir, puedes ser llamado el despreocupado Caballero Tormenta y en apariencia te permitirán saltarte todas las juntas, ¡pero de todos modos tienes que completar los reportes que te asignaron!

En cuanto a la parte de “mujeriego sin responsabilidades”… En nuestro camino hacia acá, no importa si eran princesas, damas, sirvientas o amas de casa armadas con destapa caños, él les mandó un guiño a todas las mujeres que nos cruzamos y siempre tuvo en sus labios una sonrisa juguetona.

Sin embargo, yo siempre he sospechado que el aún es un inocente virgen. Después de todo, a pesar de su reputación como “mujeriego sin responsabilidades”, en todos los años que llevo de conocerlo, nunca he visto a una mujer embarazada acercársele para demandar alguna responsabilidad de su parte.

Esa sonrisa traviesa es probablemente tan falsa como lo es el color de su cabello.

Así es; ¡el sujeto se tiñe el cabello!

¿Por qué?

Como todo el continente lo sabe, ¡el Caballero Tormenta tiene el cabello azul! No se si el primer Caballero Tormenta realmente tenía el cabello azul o simplemente quería verse bien así que se lo teñía de azul. En todo caso, ha provocado un montón de problemas para las generaciones subsecuentes de Caballeros Tormenta. Después de todo, ¿hay algún niño que nazca con el cabello azul?

¡Obviamente no hay ninguno!

Por eso, los siguientes Caballeros Tormenta han tenido que teñir su cabello por el resto de sus vidas. La causa de la muerte de ocho de diez de ellos es por falla de riñón causada por teñirse tanto el cabello… ¡Vaya! Creo que dedicaré un minuto de silencio para ti, Tormenta.

“¿Dijiste algo Sol?” A mi lado, Tormenta alzó las cejas. La expresión de su cara me decía que no lo interrumpiera mientras les guiñaba el ojo a las mujeres.

“No dije, de hecho, ningunas palabras para ti, Hermano Tormenta. Tal vez lo que escuchaste fue el suave murmullo del benevolente Dios de la Luz.” Respondí con una sonrisa apacible.

Una mirada adolorida cruzó por el rostro de Tormenta. Supongo que es porque no soporta mi forma de hablar, porque de hecho yo tampoco puedo soportarla. Sin embargo, no tengo más elección que hablar de esta manera, así como Tormenta no tiene otra opción más que lanzar a cada mujer un guiño, incluso si era tan fea como un dragón.

En cuanto a mí, no tengo otra elección más que ligar cada enunciado con el Dios de la Luz, incluso si la conversación tiene que ver con que el baño esté tapado -en cuyo caso, sin ninguna duda, el baño debe haberse tapado de acuerdo a los deseos del dios de la luz.

Consecuentemente, no me gusta hablar. Después de todo, nadie hizo una regla de que el Caballero Sol debía ser conversador.

(Doy gracias al Dios de la Luz; por suerte el primer Caballero Sol no dejo una impresión como alguien hablador.)

De vuelta al tema del cabello, justo como el Caballero Tormenta debe tener el cabello de color azul, yo, el Caballero Sol, debo tener el cabello dorado y ojos azules.

Es precisamente gracias a esta cabeza de cabello dorado que, durante la competencia para elegir a los doce Caballeros Sagrados, conseguí vencer a otro niño cuyo cabello era más cercano al café, pero tenía tres veces mi habilidad con la espada.

En ese tiempo, mi maestro -eso es, el anterior Caballero Sol- casi parecía tener en él una mirada triste cuando anunció que yo había ganado en la selección.

Su mirada permaneció siempre en el niño de cabello café.

Afortunadamente, aunque mi habilidad con la espada no estaba ni cerca de la de aquel niño genio, yo todavía podía considerarme sobresaliente en otras áreas, lo que de alguna forma consoló a mi maestro.

Sin embargo, de vez en cuando, podía escuchar a mi maestro hablando con un investigador privado, diciendo: “¿Ha encontrado al del cabello café? Ya compre le compré el tinte al mago…

 

 

Después de caminar por más de diez minutos en un ridículamente largo corredor que era un desperdicio del dinero de los contribuyentes, finalmente llegamos al salón de audiencias. Como he dicho, el propósito de nuestro viaje para ver al rey era convencerlo de bajar los impuestos… aunque pienso que ya sería un logro por si mismo, si solamente pudiera persuadirlo de no incrementarlos más.

“Saludos, yo soy el Caballero Sol de la Iglesia del Dios de la Luz. Por la benevolencia del Dios de la Luz, he venido a buscar una audiencia con Su Majestad, el rey, para extender el mensaje de amor del Dios de la Luz,” le dije tranquilamente al guardia, con una sonrisa.

El guardia tenía una mirada ansiosa en su cara y me miró con adoración durante unos momentos antes de volverse a pasar el mensaje de nuestra llegada. En poco tiempo, las puertas de la sala de audiencias se abrieron lentamente.

Le dediqué al guardia una perfecta sonrisa de agradecimiento y parecía que el hombre estaba tan emocionado que parecía a punto de llorar. Viendo las pequeñas estrellas que brillaban en sus ojos, yo pensé, ¡Ja! Parece que el número de nombres en la lista de miembros de mi club de fans se ha incrementado. La expresión del guardia era una de estupefacción por la inesperada amabilidad, ya que le parecía imposible que yo mostrara aquella cortesía a un simple guardia. Para ser franco, creo que simplemente estaba pensando demasiado en ello. No importa si es una audiencia con el rey o un simple pordiosero en una esquina, siempre habrá la sonrisa impecable del Caballero Sol en mi cara, porque soy un caballero.

Sí, un caballero -el Caballero Sol con una eterna sonrisa radiante.

 

 

Entramos al grandioso salón de audiencias y, desde luego, ¡esa maldita tina de grasa todavía estaba sentado en el trono e incluso estaba más gordo que la última vez que lo había visto! Dios, pensé, ¿cómo es que todavía no se ha muerto de un ataque cardíaco o alguna enfermedad por la obesidad?

Usando una sonrisa perfecta, me arrodillé, resistiendo las ganas de vomitar ante la visión de esos excesivamente grandes rollos de grasa. Suavemente tomé la fofa mano del rey y rápidamente besé la parte de atrás antes de levantar mi cabeza. Todavía sonriendo, dije, “Su Majestad, el Caballero Sol de la Iglesia del Dios de la Luz le imparte la benevolencia del Dios de la Luz.”

“¡Suficiente, Suficiente! ¡Usted siempre dice ‘impartir benevolencia’, pero al final siempre termina viniendo a causar problemas!”

Ese asqueroso rey sacudió su mano en una manera brusca y desdeñosa. Si no fuera usted quien causa problemas primero, ¿piensa que vendría a visitarlo solamente para ver qué tan gordo está ahora? Con mi más inocente y sincera sonrisa, procedí a explicarle, diciendo, “Su Majestad, la benevolencia del Dios de la Luz se extiende por todo el continente para ayudar a las masas a entender sus enseñanzas de justicia y compasión; nunca es su propósito crear problemas para usted, señor. Me siento profundamente apenado si ha habido tal malentendido y espero que me dé la oportunidad de resolver la confusión.”

“¡SUFICIENTE!” La fatiga había aparecido en el rostro del rey mientras escuchaba mi discurso, así que dijo superficialmente, “Apúrese y escúpalo todo; ¿qué es exactamente lo que quiere esta vez?”

“Me siento tan agradecido por esta oportunidad de corregir este malentendido y emocionado por la gracia y compasión de su Majestad,” Dije al mismo tiempo que me levantaba en mi más perfecta y distinguida manera. Por dentro, tomaba aire antes de lanzar mi discurso, que incluso yo encontraba insoportablemente extenso.

“Desde tiempos ancestrales la benevolencia y el amor del Dios de la Luz han cubierto todo el continente y cada uno de los habitantes del mismo son sus más amados hijos. ¿Hay algún padre debajo de los cielos que no se preocupe por el bienestar de su hijo o hija? Ya que no existen tales padres, el Dios de la Luz seguramente también desea para los ciudadanos del continente una vida llena en abundancia y que vivan sus vidas no en necesidad. Sin embargo, aunque el Dios de la Luz es un dios omnipotente, Él no debe desconocer el convenio que prohíbe a los dioses acercarse y aparecer en nuestro reino mortal. Así, Él ha encomendado a la Iglesia del Dios de la Luz con la tarea de cuidar y extender Su filosofía de amor y misericordia y ha confiado a Sus más queridos hijos a quienes ha escogido divinamente gobernantes de este continente…”

El rey dio un bostezo masivo, no tomando en cuenta en lo absoluto mis sentimientos.

Tú estúpido anciano, solamente tienes que escuchar. ¿Tienes idea de lo insoportable que es para mí tener que hablar?

“…Sin embargo, en los años pasados, las pocas cosechas han causado que Su amado pueblo entre en una vida de incertidumbre y pobreza. Pero yo soy sólo un Caballero Sol y no puedo siquiera comprender los pensamientos del Dios de la Luz, pero inclusive yo puedo vislumbrar esto: ¿cómo es posible que el Dios de la Luz permita que Sus hijos soporten tal sufrimiento? Cuando la vida de Su gente es dura -¡Por lo cielos! Qué tristeza debe sentir el Dios de la Luz. Su tristeza, por tanto, me induce a mí, el Caballero Sol, a sentir tanta culpa, como para pensar que le he fallado al Dios de la Luz en la tarea que me ha encomendado, por haber permitido que las vidas de Sus hijos se hayan vuelto tan desdichadas…”

El rey había comenzado a cabecear. A un lado, dos consejeros habían traído documentos y estaban consultando al príncipe heredero sentado cerca… Él, que era quien realmente gobernaba, comenzó a ver y a hacer correcciones a los documentos que los consejeros le entregaban.

Junto a mí, el Caballero Tormenta, ya le había guiñado el ojo a todas las mujeres de la sala y estaba por comenzar desde el principio.

“… A pesar de vivir en tales circunstancias tan dolorosas y trágicas, los ciudadanos han seguido demostrando un gran respeto hacia el rey en sus patrióticos corazones, pagando los impuestos en su totalidad. ¡Su gesto es por tanto noble y de auto sacrificio! Ese noble sacrificio debe ser recompensado adecuadamente, Su Majestad. Aunque incrementar los impuestos sea un curso de acción necesario, usted debe, en consideración al noble sacrificio de sus ciudadanos, recompensar su buena voluntad; solamente entonces el principio de compasión del Dios de la Luz será cumplido.”

¡Estoy tan conmovido! Finalmente he llegado al punto -eso es, ¡reducir los impuestos! Estúpido cerdo, las cosechas son ya demasiado pocas y tú todavía agregas otro impuesto. ¡¿Estás tratando de crear una revuelta en tu contra?!

“¿Qué?” El rey de repente estaba despierto y golpeó la mesa con su fofa mano mientras bramaba, “Si no incrementamos los impuestos, ¡¿de dónde va a venir el dinero para expandir el palacio?!”

Nooo… ¡No me haga hablar de nuevo! Pensé con agonía.

“Su Majestad.” Dijo el Caballero Tormenta en un tono casual. “Veinte por ciento de las cosechas es lo acordado en todos los reinos del continente. Si usted insiste en hacer lo que desea e incrementar aún más los impuestos, la Iglesia del Dios de la Luz no le brindará asistencia alguna si llega a surgir algún problema.”

Simple y directo al punto, ¡justo como un saltador! ¡Bien dicho Tormenta! ¡Te lo agradezco tanto! pensé. Sin embargo, en la superficie, yo todavía lo reprendí severamente, “Tormenta, ¿cómo puedes hablarle de esa manera a su Majestad, el rey? Esto va en contra del principio del Dios de la Luz de no hablar frívolamente.”

Tormenta se encogió de hombros. Teóricamente él debe obedecer mis órdenes, como el líder de los Doce Caballeros Sagrados, así que no habló más, pero lo que no debía haberse dicho había sido dicho, así que quedarse callado no hacía ninguna diferencia.

Excepto claro, que no era un gran problema ya que como todo el continente sabe, la poca importancia que el Caballero Tormenta le da a las reglas y la formalidad es parte de su despreocupada personalidad, así que nadie se molestó con él en realidad.

“¡Eso, eso es una amenaza!” exclamó el rey, temblando de furia.

“¡Oh! Su majestad,” me apuré a explicar, “Por favor no malentienda; el Dios de la Luz nunca usaría un método tan bajo como chantajear al alguien…”

… Pero la Iglesia del Dios de la Luz lo hará.

“Sin embargo, nosotros cargamos con esos sentimientos de culpa y compasión; y simplemente no podemos soportar ver a la gente en esos funestos apuros…”

¡Tú, maldita tina de grasa! ¡No me beneficiaría en lo más mínimo si la gente decide levantarse en tu contra! ¡Hay tan poca ganancia para la Iglesia, que no obtiene demasiado de los impuestos, pero además debe enviar tropas para ayudarte a suprimir las revueltas!¡Mira los hechos y quita el incremento a los impuestos, de otra forma solo te veremos mientras eres cortado en pedazos de carne para hacer bollos y luego ayudaremos al príncipe a subir al trono!

“Su Alteza, el Papa me dijo la última vez que realmente lo admira. ¿Me pregunto cuándo podremos llamarlo Su Majestad?” el Caballero Tormenta preguntó descaradamente, dirigiéndose al príncipe heredero.

“Recibimos los buenos deseos del Papa con la mayor gratitud,” replicó el príncipe heredero con gran cortesía.

¡Jajajá! Tormenta, ¡eres el mejor! ¡Otra simple pero efectiva amenaza hacia ese maldito cerdo que tienen por rey!

Para el rey, yo creo, ¡Si no decide quitar el decreto para subir los impuestos, entonces solo lo forzaremos a abdicar! Después de todo, no se atreve a hacer nada en contra de su muy capaz hijo mayor.

La cara del rey estaba tan gris como ceniza, y después de dudar por un largo momento, finalmente agitó levemente la mano y dijo, “Ya que la cosecha es pobre, tendremos que hacer más lenta la expansión del palacio y no incrementar los impuestos.”

¡Muy bien! Finalmente puedo volver al Templo Sagrado. ¡No hay tanta gente en el Templo que intente hacerme hablar! ¡Finalmente puedo regresar a ser el silencioso Caballero Sol!

“Sin embargo, Caballero Sol, ya que raramente viene al palacio, debemos organizar un banquete para limpiarlo del polvo de su viaje. ¡Asegúrese de tomar algunas rondas de bebidas conmigo, o de otra forma será como una ofensa hacia mí!”

Mientras hablaba, el rey sonrió tan ampliamente que sus ojos de cerdito prácticamente desaparecieron. En cuanto escuchó eso, Tormenta me miró con preocupación.

Como todo el continente sabe, el Caballero Sol ni siquiera toca una gota de alcohol. Una copa hará que su cara se ponga roja, dos copas y su cabeza comenzará a doler; y después de terminar la tercera copa, perderá el equilibrio y se desmayará.

Sonreí levemente y me mostré muy preocupado, pero naturalmente era solo una fachada para el rey. Después de ser amenazado dos veces seguidas, si al rey no se le daba el más mínimo sentido de triunfo, probablemente causaría problemas para la Iglesia en el futuro y eso sería… malo.

“Sol… hará su mayor esfuerzo,” respondí formalmente, y di la impresión de resignarme a los deseos del rey mientras me arrodillaba con una mirada fingida de indefensión.

“¡Jajajá! ¡Hombres! ¡Apúrense y vayan a preparar un banquete y traigan el vino más fuerte que haya!”

Mientras el rey les ordenaba a sus sirvientes insoportablemente que hicieran las preparaciones, el príncipe heredero me enviaba una mirada de disculpa. Después de todo, había sido él quien había llamado en secreto a la Iglesia y nos había pedido que interviniéramos cuando se dio cuenta de que no podía evitar que el rey incrementara los impuestos.

Aunque Tormenta todavía estaba enviando guiños a todas las damas presentes, ahora también me enviaba miradas de preocupación cada cierto tiempo.

¿Por qué hay que preocuparse? Déjenme aclarar una cosa: ¡Soy un demonio de la bebida!4

¡Así es, yo, el Caballero Sol que supuestamente no puede soportar mas de tres copas de vino, soy de hecho el mayor bebedor de la historia!

Pensé en el pasado, cuando mi maestro me llevó a un sótano secreto y misterioso…

 

 

“Hijo, tu lección de hoy es beber vino.”

“¿Qué? Pero maestro, ¿no tiene el Caballero Sol una baja tolerancia al vino?”

“El Caballero Sol siempre perdona a todos, ¿pero realmente has perdonado a alguien alguna vez?”

“No.”

“El Caballero Sol siempre muestra una sonrisa, ¿pero cuantas veces realmente sonríes desde el fondo de tu corazón?”

“Sólo unas pocas…”

“El Caballero Sol es un portavoz benevolente, ¿pero eres realmente benevolente?”

“…”

“Hijo, si tú tienes poca tolerancia a la bebida, ¿entonces cómo te asegurarás de que después de beber, todavía seas capaz de mantener la imagen del Caballero Sol como alguien que se pone rojo a la primera Copa, tiene dolor de cabeza a la segunda, y se desmaya luego de la tercera?”

“Así que ya ves, la idea de que el Caballero Sol tiene poca tolerancia a la bebida, de hecho se basa en la premisa de que el Caballero Sol no puede ser vencido por el alcohol.”

Este argumento puede sonar bastante razonable, pero cuando pienso en él con cuidado, ¡parece también lleno de contradicciones!

“Bebe, hijo. Tienes que beber vino todas las noches durante el siguiente mes, hasta que puedas tomar vino como si fuera solamente agua.”

“…”

El año en que cumplí doce, me convertí en alguien que podía beber vino tan fácilmente como si fuera agua, demonio de la bebida, todo por la imagen del Caballero Sol como un bebedor ligero.

 

 

De regreso al presente, diez minutos luego de entrar al banquete de la tarde, con el rey forzándome a beber, “perdí la consciencia” luego de mi tercer vaso de vino.

¡Bien! Ahora finalmente puedo volver a mi habitación y dormir.

Por otra parte para Tormenta es realmente lamentable. Para mantener su imagen como el Caballero Tormenta, todavía está allá en el baile y guiñándole el ojo a todas las mujeres. Por el número de mujeres nobles presentes… creo que no volverá a dormir hasta pasada la media noche, cuando sus músculos faciales se hayan acalambrado por tantos guiños.

 

[La Leyenda del Caballero Sol 1 Capítulo 1 Fin]

 

Notas:

1El Caballero Tormenta: Dos cosas aquí. Primero, “Caballero Tormenta” es un nombre y una posición, así que en ocasiones lo traduciremos como “el Caballero Tormenta” y en otras como “Caballero Tormenta”. Segundo, en chino, el nombre de Tormenta es de hecho 暴风 (bào fēng), que puede significar cualquier cosa entre una fuerte tormenta y un tifón. El segundo ideograma es el carácter de “viento”, que podría explicar un poco la “personalidad” de Tormenta.

2Reino del Sonido Olvidado: En chino, este nombre también puede interpretarse como “Reino de la Fama Olvidada”, porque el ideograma que aquí traducimos como sonido está más cerca a “timbrar”, y este algunas veces se asocia en inglés con la noción de fama o renombre.

3 Un mujeriego sin responsabilidades: Esta descripción del Caballero Tormenta refiere a un hombre, como un héroe errante, que es extremadamente atractivo para las mujeres y no se atiene a ninguna responsabilidad en particular.

4 Demonio de la bebida: la forma en la que el Caballero Sol se llama refiere a “alguien que no caerá inconsciente incluso después de mil copas”. Esto implica que tiene una muy, muy, muy alta tolerancia al licor.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *