Leyenda del Caballero Sol V2C01: “¡Desayunar!”

The Legend of Sun Knight (La leyenda del caballero Sol) Volumen 2: Actividades diarias de un caballero.

Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)

Novela traducida al inglés por Prince Revolution!

________________________________________________________________________________________________________
Capítulo 1 – Actividad diaria #1: “¡Desayunar!” – Traducido al español por angelaariasmolin, lectura y edición por little_cris y miko. Con la colaboración especial de BJVS.

“Caballero Capitán Sol, Caballero Capitán Sol…”.

“Hmm…”. Giré al otro lado de la cama, enterrando la cabeza debajo de la almohada en el proceso. Ahora no tendré que escuchar más de ese asunto de “caballero”…

“¡Caballero Capitán Sol!”.

Espera, todavía puedo oírlo. Lentamente, saqué la cabeza de debajo de la almohada y me senté. Aunque mis ojos estaban abiertos, sólo podía ver imágenes borrosas y no podía enfocar nada. Por lo tanto, ¡deduje de inmediato que esta no es la hora normal en la que me despierto!

¡¿Quién es el bastardo que se atreve a interrumpir mi sueño?!

Llamé en una voz que estaba una octava por debajo de mi voz normal, “¿Puedo preguntar si el compañero caballero que está afuera fue inspirado por el Dios de la Luz para venir y tocar a la puerta de Sol, para tener una conversación sobre la benevolencia del Dios de la Luz?”.

Alguien suspiró aliviado afuera, pero luego ese suspiro se convirtió en una llamada urgente y rápida, “¡Caballero Capitán Sol! ¡Soy Adair! ¿Se le ha olvidado? Hoy es domingo”.

“Domingo… ¡es feriado!”. Me lancé de nuevo a la cama, me cubrí con la colcha y me acurruqué en una bolita.

“¡No! Caballero Capitán Sol, hoy es su turno para dirigir el servicio de adoración en la iglesia. ¿Se le olvidó? Caballero Capitán, Caballero Capitán…”.

El volumen de los gritos disminuyó gradualmente. Esto me resultó muy satisfactorio. Puedo dormir aunque haya un escándalo intenso, pero duermo mucho mejor sin ruido. Si es domingo, entonces dormiré hasta mediodía y me levantaré a comer… el almuerzo…

¡BANG!

Salté en la cama. ¿Qué, qué? ¿Qué pasó exactamente?

“Caballero Capitán Juicio, por favor no sea tan grosero…”.

Me giré a tiempo para ver a Juicio mientras cerraba mi puerta con un portazo y, en esta ocasión, casi se la tira a Adair en la nariz. Si me tocara ser el juez, diría que Adair fue el grosero. No puedo creer que se atreviera a hablarle a Juicio de esa manera. ¡Ni siquiera yo me atrevo!

“Tu vice-capitán es tan obstinado como siempre. No te podía despertar desde afuera, pero aún así se negó a entrar para intentarlo”.

Cuando cerró la puerta, el rostro distante de Juicio se suavizó un poco. Sacudió la cabeza y dijo, “Tener un vice-capitán con esa personalidad, con razón tu pelotón del Caballero Sol ha estado causando problemas sin descanso. Hace tres días, se enfrentaron en una pelea contra el tercer hijo del Barón Gerland, lo que enfureció tanto al barón que incluso se quejó con el príncipe heredero”.

“Uy… ese incidente también me dio dolor de cabeza”. Suspiré. “¿Pero qué se puede hacer? Como ya sabes, ¡Adair tiene ese tipo de personalidad tan testaruda!”.

Los ojos oscuros de Juicio me miraron de forma escéptica y dijo, “Aún así, este asunto me frustra un poco. El tercer hijo del Barón Gerland es un caballero muy ortodoxo; no parece el tipo de persona que deliberadamente enfurezca al pelotón del Caballero Sol. Aunque él fue el responsable de deshacerse del cadáver en el incidente anterior del Caballero de la Muerte, sólo estaba siguiendo las órdenes del rey”.

“En realidad no lo sé. ¿Tal vez pisó a Adair o algo? Como sabes, raramente me involucro en los asuntos del pelotón del Caballero Sol; ¡dejo que Adair se haga cargo de todo!”. Me encogí de hombros, con una expresión de ignorancia en mi cara.

Al escuchar eso, Juicio frunció el ceño un poco, pero no dijo nada. “Lo que está hecho, hecho está”, agregó ligeramente. “Sólo diles que dejen de molestar al tercer hijo del Barón Gerland o, de lo contrario, Su Alteza, el príncipe heredero, también estará molesto”.

Respondí inofensivamente, “de acuerdo, les haré llegar tu advertencia”.

Juicio me miró de nuevo y me recordó, “deberías alistarte. El servicio de adoración empezará dentro de poco y sólo tienes treinta minutos para prepararte”.

Me congelé. Dirigir el servicio de adoración… ¡ah! ¡¿No me digas que me toca dirigir el servicio de adoración este domingo?!

La Iglesia del Dios de la Luz hace semanalmente “servicios de adoración” para el Dios de la Luz. El programa es el siguiente: el sacerdote recita una larga línea de declaraciones, elogiando el amor del Dios de la Luz y hablando de las obras de los Doce Caballeros Sagrados de generaciones anteriores. Después, todos cantan algunos himnos y al final –y lo más importante– hay una recaudación de donaciones… ¡Ejem!

Así que, en conclusión, los Doce Caballeros Sagrados se turnan para dirigir los servicios de adoración y, probablemente, esta vez es mi turno.

Juicio vio mi expresión alarmada y supo que finalmente estaba despierto. Continuó, “ahora que lo recuerdas, alístate rápidamente. Todavía te quedan treinta minutos, lo que debería ser más que suficiente…”.

“¡¿Qué?! ¿Sólo treinta minutos?”, chillé. “¿Cómo es que treinta minutos es tiempo suficiente para que me arregle el cabello, me aplique mi máscara facial, hierva agua para planchar mi camisa, lustre mis zapatos—?”.

Juicio se estremeció y dijo, “Si ese es el caso, entonces me iré”. Y se marchó sin demora. Supongo que la razón por la que huyó tan deprisa fue, probablemente, porque la última vez que me vio aplicarme mi máscara facial verde, yo estaba en la oscuridad. Se asustó tanto que desenvainó la espada y casi me atraviesa a la mitad.

Cielos, ¿por qué le da miedo?

Ahora sólo uso máscaras faciales rosadas.

Hablando de máscaras, era una suerte que anoche dejara lista una buena porción o, de lo contrario, no habría forma de que estuviera listo en treinta minutos. Primero tuve que hervir el agua y después lavarme la cara. Luego, me puse la máscara facial y, después de eso, usé mi mano izquierda para peinarme el cabello y mi mano derecha para lustrar mis zapatos. Cuando el agua hirvió, estaba listo para planchar la camisa…

Cuando sólo me quedaban cinco minutos, estaba finalmente preparado, y abrí la puerta lenta y elegantemente. Una vez que la puerta estuvo abierta, vi que Adair estaba fuera, esperándome.

“Adair”, lo saludé con una sonrisa.

“Sí, Caballero Capitán Sol”. Adair me saludó respetuosamente sin demora.

Le hice el gesto de que ya nos íbamos.

“Sol ha escuchado que ustedes utilizaron fuerza física contra el tercer hijo del Barón Gerland…”. Mientras caminamos, mantuve una expresión de dolor y suspiré. “Ser violento no es una conducta que el benevolente Dios de la Luz aprobaría”.

“Pero, en la guarida del área de ejecución, él lo apuñaló y lo hirió terriblemente. Ese es un crimen imperdonable…”, dijo Adair, agitado.

“¡Adair!”, lo interrumpí con un tono denunciante. “El Dios de la Luz nos ha enseñado que, sin importar qué tan severos sean los pecados, mientras el pecador se arrepiente, debemos perdonarlo y aceptarlo con un corazón piadoso. Esta es la forma benevolente del Dios de la Luz. ¿Lo entiendes, Adair?”.

“Entendido”. Adair asintió y murmuró en voz baja, “Lo golpearé hasta que se arrepienta”.

Suspiré elegantemente y dije, “Adair, todavía no lo entiendes. El pelotón del Caballero Sol debe actuar de acuerdo a la benevolencia del Dios de la Luz. No puedes ser violento con otros como te plazca”.

“Entendido”. Adair asintió y murmuró de nuevo, “Primero le pondremos un saco sobre la cabeza, para que no sepa que se trata del pelotón del Caballero Sol”.

Oh, Adair, Adair, ¿por qué eres tan inteligente? Con razón te elegí como mi vice-capitán. Asentí, sintiéndome muy satisfecho.

Cuando estuvimos a punto de llegar al enorme Salón de Alabanzas, me detuve, giré y le dije a Adair con una sonrisa, “Bajo el vigilante ojo del Dios de la Luz, con Su benevolencia iluminando la tierra, creo que los arándanos crecerán abundantes y que el trigo será también muy próspero. ¡Hasta la leche sabrá tan dulce como la miel! Le doy gracias al Dios de la Luz por darle a Su gente comida que comer y ropa cálida que vestir”.

Adair respondió cortésmente, “Sí, iré a preparar el desayuno: un emparedado de jalea de arándano, leche ¿y quizás también le gustarían unos bizcochos de miel?”. Asentí con mucha satisfacción y miré a Adair ir por mi desayuno. Mientras se iba, se encontró con otro caballero del pelotón del Caballero Sol, lo detuvo y le dio una orden, “Ve y ponle un saco encima a ese maldito caballero de la otra vez, ¡y golpéalo hasta que no pueda decir ni una palabra de arrepentimiento ni aunque lo quiera!”.

¡Ah! ¡Ni siquiera yo puedo expresar por completo mis intenciones en palabras tan sencillas, Adair! Con un vice-capitán como tú, ¿qué otra cosa podría desear un capitán como yo? … Excepto quizá un emparedado de arándano y leche. Después de todo lo que hice en la última media hora, ¡me dio mucha hambre!

Hmm… ¿Debería terminar mi desayuno primero y después dirigir la asamblea? Bueno, soy sólo director de nombre; en realidad soy sólo un accesorio. Los verdaderos directores son los sacerdotes.

“¡Ey! ¿No es este nuestro estimadísimo y radiantísimo Caballero Sol? ¿Por qué no ha entrado ya y se queda aquí afuera, como una columna en medio camino? ¡Tsk, tsk! ¡Y para rematar, es una columna brillante, tan vivaz y bonita!”.

Ese tipo de lenguaje… dudé y luego me giré para ver quién era. Por supuesto, se trataba del Caballero Capitán Metal, del lado de “los crueles y fríos”.

Todo el continente sabe que el Caballero Capitán Metal tiene una infame, venenosa y mordaz lengua. Probablemente mataría a alguien con sus palabras. He escuchado que si hablas con él por más de diez minutos, tu tiempo de vida se acortará un año.

A pesar de lo que dicen, no entiendo cómo se pueden considerar venenosas sus palabras. A veces hasta creo que él me está felicitando. Por ejemplo, mira lo que acaba de decir, “¡Tan vivaz y bonita!”. ¿De verdad eso cuenta como venenoso?

Debió haber dicho, “Tu cabello es tan amarillo como caca de sapo. ¿Estás seguro de que no confundiste caca de sapo en lugar de gel para el cabello? Con razón siempre me pareció que olías extraño— Si se huele un poco más de cerca, ¡viene de tu cabello!”.

¡Eso es lo que yo llamo una lengua mordaz!

Así que sospecho que la auténtica personalidad de Metal no es para nada venenosa. La verdad es que, porque no lo conozco muy bien, no estoy muy seguro de cómo es. Cada vez que toco el tema con Juicio, él se niega a hablar más y si Juicio no quiere decir algo, entonces probablemente el único que podría hacerlo hablar es el Dios de la Luz.

Detrás de Metal estaba otro caballero del lado de “los crueles y fríos” con el que estaba más familiarizado. Caballero Capitán Luna es conocido en todo el continente como un famoso solitario… ¡Ejem! Quiero decir que él es un famoso narcisista. Con su arrogante personalidad, no estaría en buenos términos con nadie y ama levantar la nariz muy alto, como si nadie fuera lo bastante bueno como para estar a su vista.

Ese movimiento me hizo detestarlo a primera vista. Después de todo, a nadie le gusta que lo desprecien.

Eso fue hasta un día, cuando lo vi acuclillado en el suelo, buscando en el piso con las manos, pero con la cabeza todavía en alto, mirando hacia arriba.

 

 

Si ni siquiera miraba el piso, ¿cómo esperaba encontrar algo? Aunque su visión estaba perfectamente bien, era como si estuviera ciego. El objeto que buscaba estaba justo al lado de su pie, pero no lo podía encontrar. La escena no podía ser más divertida.

Después de verlo por media hora, en secreto me burlé mucho de él, pero ya me estaba aburriendo. Reprimí un gran bostezo, recogí el hermoso marcapáginas plateado y se lo devolví.

“Gracias”. Él tomó el marcapáginas, dio un suspiro de alivio y sonrió dulcemente, contrario a su expresión arrogante usual.

Mordí el pastel de arándano que Hielo me había hecho y pregunté, “¿una muestra de amor de tu novia?”.

“¿Cómo lo supiste?”. Asombrado, Luna se giró para verme y se congeló cuando se dio cuenta de que era yo. Puedo garantizar de que estaba horrorizado de descubrir que fui yo, el Caballero Sol, quien le recogió el marcapáginas.

Con su verdadera identidad revelada, estaba completamente perdido y tartamudeó indeciso, “Caballero Capitán Sol…”.

Mordí otro pedazo de pastel y le pregunté, “¿Quieres un poco? Es el pastel de arándano de Hielo. No dudes; también le di un poco a Juicio”.

“… gracias”.

Mientras se comía el pastel, se quejó de que, porque tenía que mantener levantada la barbilla todo el tiempo, los músculos del cuello se le habían tensando al punto de que ya ni siquiera podía ver para abajo…

¡Qué miserable debe ser no poder bajar la cabeza! Luna miró el cielo raso y suspiró. Empezó a describir la tragedia de no poder bajar la cabeza, “Si algo se me cae al piso, probablemente no lo encontraré ni después de media hora”.

Asentí, pues acababa de verlo yo mismo.

Además, no podrías usar la ventaja de tu altura para echar un vistazo al escote de una sacerdotisa…. ¡Ejem!

Finalmente, y quizá lo más trágico de todo, era que cuando quería besar a su novia, no podía bajar la cabeza para hacerlo. ¿Cómo podía besar a una novia más baja que él con la barbilla en alto?

“¿Entonces qué haces? ¿Haces que ella se suba en unas gradas?”, pregunté con empatía, tras escuchar su descripción.

“No siempre puedo encontrar gradas y, de todas formas, por lo general las gradas están en lugares donde suele pasar gente, así que no son lo bastante privadas”, dijo Luna con honestidad, “Así que tengo que encontrar una amante más alta que yo”.

“¡Ey! Por lo menos mides metro ochenta de altura, ¿no?”.

“Mi amante mide metro ochenta y dos y, cada vez que salimos juntos, se pone zapatos con plataformas de diez centímetros, lo que la hace lo suficientemente alta para besarme”.

Qué… ¡qué tragedia!

Suspiré por la desgracia de Luna y porque no era capaz de bajar la cabeza, así que le conté mi propia tragedia como Caballero Sol, “El Caballero Sol sólo puede amar al Dios de la Luz, no mujeres…”.

Sólo dije esa única oración cuando Luna jadeó con horror. “¡Trágico! ¡Muy trágico! ¡Qué tragedia!”.

¡Maldita sea!

 

 

Bueno, desde ese día tengo otro amigo que no es amigo en el lado de “los crueles y fríos”.

Devuelta al presente, sonreí a Metal y dije, “Esta debe ser la bendición del Dios de la Luz, que le permitió a Sol encontrar a sus dos hermanos en una mañana tan adorable. Este es un comienzo perfecto, pero Sol debe dirigir el servicio de adoración, así que Sol no puede quedarse por mucho tiempo y socializar con sus hermanos. Qué lástima. Después de que Sol haya elogiado los milagros del santo Dios de la Luz, Sol definitivamente encontrará a sus hermanos para intercambiar palabras sobre la benevolencia del Dios de la Luz”.

Por supuesto, si no puedo encontrarlos, no es asunto mío.

Al escuchar esto, el Caballero Metal y el Caballero Luna se paralizaron, y Metal estaba tan sorprendido que hasta se olvidó de sus mordaces palabras. Dijo, “Caballero Sol, ¿es que no sabes que hoy es el día de adoración antes de la coronación del nuevo rey?”.

El Caballero Luna me miró con esa forma arrogante, con la barbilla levantada, pero no podía culparlo. Para alguien que no puede bajar la cabeza, ¡esa es la única forma en la que puede mirar a la gente!

Él agregó, “Todos los Doce Caballeros Sagrados tienen que estar ahí, así que hasta yo tuve que venir”.

¿El servicio de adoración antes de la coronación del nuevo rey? ¿Cómo es que nos sabía nada de esto?

“Buenos días, Caballero Capitán Sol”.

Mientras estaba de pie ahí, aturdido, el Caballero Tormenta se acercó tranquilamente y me dio unas palmaditas en el hombro. “Bueno, ¡el solo de hoy depende de ti! ¡Buena suerte!”

Lentamente me giré para verlo y repetí una sílaba a la vez, “¿El solo?”.

“…”.

Tormenta retiró muy lentamente la mano de mi hombro y, muy lentamente, se alejó un paso. Al final, preguntó muy confundido, “¡Así es! Como es la costumbre, en la coronación de un nuevo rey los Doce Caballeros Sagrados deben cantar un himno juntos, y después tú y Juicio tienen que realizar un solo cada uno. ¿No elegiste cantar el más difícil ‘Himno del Dios de la Luz’? Todos lo esperan con ansias, porque no se ha cantando esta canción en veinte años”.

¿Himno del Dios de la Luz? ¿No es esa la canción con un tono tan agudo capaz de alcanzar el hogar del Dios de Luz, que dura treinta minutos, tiene una letra tan larga como un libro entero, y que es considerado el himno de la Iglesia del Dios de la Luz con las palabras más rimbombantes?

¡Alguien tiene que haberme tendido una trampa!

Después de ver mi tensa sonrisa y que las esquinas de mi boca temblaban, Tormenta finalmente comprendió que elegir el Himno del Dios de la Luz no fue mi decisión. Se acercó lentamente a mí y susurró al lado de mi oído, “Escuché rumores de las sirvientas de palacio que el Barón Gerland ha esperado en secreto una oportunidad para vengarse de ti, porque tu pelotón del Caballero Sol ha molestado a su hijo. El príncipe heredero tampoco se lo quiso prohibir, porque probablemente quiere hacerte lucir como un tonto para que tu popularidad no sea tan alta ante todos”.

¡Así que eso es! ¡Sabía que algo estaba mal!

No hay forma de que el Barón Gerland tenga suficiente con quejarse ante el príncipe heredero y ya. Por supuesto, el príncipe heredero también debe saber más o menos sobre el incidente del Caballero de la Muerte y el rol que jugué en él. Mi estrategia sí lo llevó al trono, así que no se vengaría de mí sólo por eso. Pero el hecho de que me atreviera a atrapar al rey como parte de mi estrategia probablemente lo alarmó un poco, ya que, después de todo, él es el futuro rey.

Tormenta sugirió, “Probablemente sólo tienes que cambiar la canción. Quizá ellos sólo quieren hacerte ver como un tonto al forzarte a cambiar la canción en el último momento, en lugar de cantarla. Si la canción sonara mal y echara a perder todo el servicio de adoración, el príncipe heredero no estaría feliz”.

Aunque todavía tenía una cálida sonrisa en mi rostro, era despreciativa bajo la superficie. ¿Hacerme ver como un tonto?

Tienes que estar bromeando. Soy el Caballero Sol. El Caballero Sol hasta tiene que caer elegantemente; ¿cómo puede alguien hacerlo ver como un tonto? Si mi maestro supiera que hice el ridículo delante de todo el país… Bueno, ¡las consecuencias son lo bastante severas como para hacerme temblar del miedo!

Además, nadie sabe dónde demonios está ese maestro mío (que va por todas partes robando los trabajos de otras personas) en este momento. ¡Incluso podría estar ahí mismo, en la audiencia, mirándome cantar el himno!

“Hermano Tormenta, con la bendición del Dios de la Luz, Sol cree que puede cantar con éxito el Himno del Dios de la Luz, para extender la benevolencia y el amor incondicional del Dios de la Luz”.

“¡Sol! ¡No bromees!”.

La expresión de Tormenta cambió y, rápidamente, agregó, “El Himno del Dios de la Luz no es algo que puedas cantar sin práctica y, además, los himnos necesitan ser cantados con el poder de la luz sagrada agregado a ellos. Ni siquiera la mayoría de los sacerdotes puede soportar treinta minutos enteros continuos emanando luz sagrada… ¡no! También tienes que cantar el coro de un himno con los Doce Caballeros Sagrados, y el coro tomará diez minutos para terminar”.

Por supuesto que sabía eso. Un presunto himno es sólo inyectar el poder de la luz sagrada en la canción para alcanzar varias metas. Canciones inspiradoras pueden enaltecer a una multitud, odas de batalla pueden multiplicar la fuerza de los soldados, canciones de cuna pueden relajar a la gente, y melodías alegres pueden hacer feliz a la gente. Hay rumores que dicen que un auténtico maestro de himnos puede hacer que los criminales reflexionen y se arrepientan de sus pecados sólo con cantar.

Por supuesto, auténticos maestros de himnos ya se han convertido en leyendas. No hay manera de confirmar que sea posible hacer que los criminales se sientan culpables por sus pecados. Así que, si quieres que un criminal se arrepienta de lo que ha hecho, la mejor forma es enviándolo a Juicio. Te garantizo que en tres horas estará arrepentido de hasta haber robado guayabas de sus vecinos cuando era joven.

¿Qué? ¿Dices que enviar el criminal a mi pelotón del Caballero Sol también funcionaría?

Estás muy equivocado, amigo. Si envías un criminal a mi pelotón del Caballero Sol, no sería para hacer que se arrepienta, ¡sino para que no pueda arrepentirse!

Después de explicar cómo funcionan los himnos, todos deberían saber a estas alturas que un himno no es una mera canción, sino una competencia sobre la habilidad que se tiene para usar luz sagrada.

Un coro de diez minutos y luego un solo de media hora, hace un total de cuarenta minutos emanando luz sagrada. Lo pensé de nuevo. Aunque ésta en verdad es una cantidad muy significativa, una que un Caballero Sagrado normal nunca podría producir, ¡esto no representa un problema para un Caballero Sagrado que pudo haberse convertido en el Papa más poderoso de la historia!

Tormenta todavía intentaba convencerme de que cambiara la canción cuando, después de una serie de pasos apresurados, el Caballero Hoja salió a toda velocidad del Salón de Alabanzas. Al ver que todos estábamos afuera, hizo una breve pausa, pero luego nos advirtió, “Sol, ¿por qué todavía están afuera? Entren, todos los están esperando”.

“Hermano Hoja, gracias por el recordatorio. Sol cree que debe de ser el mismo Dios de la Luz quien tomó prestados tus labios para decirle a Sol que, llegar tarde, sería el procedimiento inadecuado”.

Después de decir esto, dirigí a la comitiva al salón.

El Salón de Alabanzas es el edificio más grande de la Iglesia del Dios de la Luz. Está construido con la forma de un abanico, con la esquina más pronunciada como el escenario.

La pared detrás del escenario está hecha con un vitral, que tiene un enorme símbolo del Dios de la Luz. La luz del sol atraviesa el vidrio desde el exterior, lo que hace que el escenario sea el área más luminosa del salón.

Además de eso, obviamente hay filas y filas de asientos para diez y doce personas. Por lo general, estos asientos son suficientes para la multitud que asiste al servicio de alabanza. No obstante, para un evento tan grande como el de hoy, la mayoría de los asientos estaba ocupada por la realeza. Los siguientes en prioridad son los ricos y, finalmente, la multitud de ciudadanos comunes. Básicamente, todos los ciudadanos estaban de pie en los espacios libres al final.

Escrudiñé a la audiencia con mis ojos y distinguí con facilidad al príncipe, quien pronto sería coronado rey. Estaba sentado en el centro de la primera fila de asientos y, a sus lados, estaban su canciller y otros nobles importantes. El Barón Gerland también estaba sentado en la primera fila y dos caballeros reales estaban apostados a cada lado de la primera fila.

El viejo Papa estaba sentado en su butaca usual, al lado del escenario y vestía un velo misterioso.

El Capitán Juicio ya estaba de pie a la izquierda del escenario, y los caballeros del lado de “los crueles y fríos” se acomodaron junto a él, a derecha e izquierda.

Mi lugar, por supuesto, era a la derecha del escenario. Juicio y yo debemos colocarnos de manera tal que no tapemos el símbolo del Dios de la Luz detrás de nosotros. Caminé hacia mi lugar, Tormenta se colocó a mi derecha y Hoja a la derecha de Tormenta.

Finalmente, todos los Caballeros Sagrados estábamos en nuestros respectivos sitios, así como los sacerdotes detrás de nosotros, que eran los responsables de cantar los acompañamientos. Al frente estaba el Cardinal de la Luz, quien era el encargado. Sin embargo, el Cardinal de la Luz no es una persona, sino dos. Uno, es la Sacerdotisa del Resplandor y, el otro, el Sacerdote de la Brillantez1. Ellos son las manos izquierda y derecha del Papa. En el Santuario de la Luz, sus posiciones sólo están por debajo del Papa.

De acuerdo a la tradición, la Sacerdotisa del Resplandor es una mujer que se especializa en curación y en magia de apoyo. Mientras tanto, el Sacerdote de la Brillantez es un hombre que se especializa en cosas como exorcizar demonios y guiar almas hacia el Dios de la Luz.

Parecía que en verdad llegamos un poco tarde, porque el Cardinal de la Luz no dijo nada y sólo anunció el inicio del coro. Entonces, un Caballero Sagrado se acercó y nos entregó nuestros libros de himnos. Cuando bajó del escenario, uno de los sacerdotes detrás de nosotros empezó con un nota larga y luego el resto de los sacerdotes comenzaron a cantar.  Cantaron “la la la” como por tres minutos antes de que nosotros tuviéramos que empezar.

Este himno no me es difícil, ya que cada año, para celebrar la llegada del Dios de la Luz, siempre hay una gran ceremonia y los Doce Caballeros Sagrados cantamos esta canción juntos. La he cantado tres veces desde que me convertí en Caballero Sol, así que me es tan familiar como la palma de mi mano.

Es todavía más fácil porque es un coro de doce personas, así que, incluso si la luz sagrada de alguno es débil, los demás pueden compensarlo.

Además, los miembros del lado de los “crueles y fríos” no se especializan en luz sagrada. Así que generalmente su luz sagrada no es tan fuerte, por lo que el lado de los “buenos y amables” tiene que rellenar el vacío.

Ya que los Doce Caballeros Sagrados nos sabemos este himno de atrás para adelante, al poco rato lo terminamos sin cometer ni un solo error. Después, siguió el turno del solo de Juicio. Él se adelantó un paso y comenzó a cantar en esa muy profunda voz de bajo que  tiene. El tono de esta canción es tan grave que hizo que los corazones de todos se hundieran con ella.

Afortunadamente, Juicio eligió cantar un himno corto y simple. La canción hablaba básicamente de cómo los criminales serían juzgados por la severidad del Dios de la Luz. Toda la canción, incluso con el coro de los sacerdotes en el medio, duró máximo cinco minutos. El solo de Juicio fue aproximadamente de unos dos minutos.

Pero esto no era porque él sea un flojo. Como lo dije antes, los miembros del lado “cruel y frío” no son famosos por sus habilidades con la luz sagrada. Como su luz sagrada es muy débil, se les permite elegir los himnos más fáciles para que los canten.

Al contrario, ya que soy el líder de los “buenos y amables”, no me dejan escoger un himno fácil. En especial hoy, porque esta es la ceremonia de adoración previa a la coronación del rey. Si hubiese elegido un himno fácil, hasta sería visto como una falta de respeto al rey.

Esta también es una de las razones por las que elegí no cambiar la canción. Si en verdad canto el Himno del Dios de la Luz, el príncipe heredero estará muy satisfecho y no me dará más problemas por lo que hice. Después de todo, definitivamente no estaba cantando esta canción sólo porque tenía miedo de que, si hacía el ridículo, mi maestro me enviara a ver al Dios de la Luz. De ninguna manera… bueno, al menos no del todo.

Juicio terminó su himno y regresó a su posición original. Entonces era mi turno. Sólo di unos cuantos pasos cuando la multitud comenzó a vitorearme y los vítores eran aún más fuertes que los de la gran ceremonia anual de adoración. Parecía que ya sabían que cantaría el Himno del Dios de la Luz. Así que se corrió el rumor de que el Caballero Sol cantaría el Himno del Dios de la Luz, el cual nadie ha cantado en veinte años, pero el mismo Caballero Sol no lo sabía.

No había acompañamiento al principio del Himno del Dios de la Luz, así que tuve que empezar por mi cuenta.

Respiré profundamente y confirmé que tenía suficiente luz sagrada para dos rondas del Himno del Dios de la Luz. Ya que ese era el caso, decidí utilizar un poco de luz sagrada adicional, para que, en caso de que desafinara un poco, nadie lo notara.

Liberé una gran cantidad de luz sagrada, tanta que hasta mi cuerpo brilló débilmente. Cerré mis ojos y todavía pude escuchar los jadeos sobrecogidos de la multitud. Abrí los ojos y canté las líneas de abertura:

La luz nació, atravesando la oscuridad, disparando un rayo de resplandor, trayendo esperanza infinita…

Mi voz alcanzó los cielos y el Salón de Alabanzas reverberó con el sonido de los ecos y la luz sagrada. Era como si el Dios de la Luz estuviera presente. En un instante, todos se callaron y se me quedaron viendo.

Estoy condenado…

Tan pronto como canté la primera línea, supe que estaba condenado. No podría lograrlo sin práctica. Empecé muy alto y este himno de verdad tiene un tono muy agudo, con un montón de puentes de una nota alta a una todavía más alta en el medio. Ahora que empecé tan agudo, ¿cómo voy a subir más de tono?

En ese momento, escuché los jadeos sobrecogidos de los Doce Caballeros Sagrados detrás de mí. Todos han practicado el Himno del Dios de la Luz antes y por supuesto que saben qué tan aguda se pone la canción. No sé quién, pero alguno dijo en voz baja, “La primera línea fue absolutamente maravillosa. Eres admirable, empezando en una nota tan alta”.

¿Admirable? No empecé con ese tono tan agudo a propósito. ¡Estoy a punto de ponerme a llorar!

Las notas en el Himno del Dios de la Luz tienen que mantenerse en una sola respiración por tanto tiempo, que algunas oraciones casi me sofocaron hasta que pude llegar a una parte donde pude tomar otra bocanada de aire.

Para los otros Caballeros Sagrados, lo más difícil de esta canción es la liberación extensiva de luz sagrada, que está más allá de las habilidades normales de un Caballero Sagrado. Pero para mí, liberar luz sagrada no es un problema; ¡el problema es que esta es una canción súper difícil de cantar!

Mierda, ¡el siguiente verso tiene un final larguísimo!

Con elegancia, puse las manos sobre mi diafragma y presioné forzosamente, para expulsar el aire con toda mi fuerza. Presiona, presiona, presiona…

Hambruna, enfermedad, desastres naturales, ¡el mal desapareció sin dejar ni un rastro bajo la misericordiosa lu— (presiono)—(sigo presionando)—(presiono súper fuerte)—uuz!

En ese momento, cerré mi boca, con lágrimas en mis ojos. Gracias al Dios de la Luz que pude terminar a salvo… la primera sección. A pesar de que al final no pude sacar más aire y la voz me tembló un poco, esa es la menor de mis preocupaciones. Lo que sigue es un minuto de acompañamiento, así que mejor me relajo y desentumo tanto como pueda.

Mientras me relajaba, mis manos también dejaron de presionar mi diafragma, sólo para descubrir que… ¡tenía mucha hambre!

Desde antes ya tenía mucha hambre, pero acababa de cantar tan alto y de presionar mi diafragma tan fuerte que ahora estaba más hambriento que nunca. Mi estómago vacío se sentía como si no hubiese tenido comida en días.

La multitud anonadada finalmente asimiló lo que acababa de pasar, y el salón se llenó con el sonido de aplausos. Incluso superó el coro de los sacerdotes y todos vitorearon.

“¡Es un milagro! Qué voz tan magnífica, nunca noté que el Caballero Sol es un soprano tan talentoso”.

“¡Mira! Hasta hay lágrimas en los ojos del Caballero Sol; ¡de seguro sintió la presencia del Dios de la Luz durante la canción!”.

“La vibración en la última nota fue espléndida; ¡él expresó la pasión de la letra perfectamente!”.

En ese momento, Hoja, quien estaba detrás de mí, susurró, “Sol, eso fue increíble, pero ¿puedes seguir? ¿Quieres que me encargue de aquí en adelante?”.

Al escuchar esto, pensé con gran felicidad, Hoja, eres un tipo genial, ¡te amo hasta la muerte!

Estaba a punto de decir que sí a Hoja, cuando Tormenta intervino, “Eso no funcionará”.

Él explicó en voz baja, “La sección del medio del Himno del Dios de la Luz es la más larga, dura casi veinte minutos. Para liberar luz sagrada continuamente por veinte minutos, eres el único de nosotros que puede hacer eso, Sol. Sólo termina la parte del medio y Hoja y yo te ayudaremos a cantar la última sección”.

Al escuchar la explicación de Tormenta, hasta el buenazo de Hoja se echó para atrás.

En ese momento, mis ojos se dirigieron al Caballero Tierra. Aparte de mí, Tierra tiene las mejores habilidades con la luz sagrada. Bueno, su escudo especial está hecho con aura de batalla y un poco de luz sagrada, por lo que tiene cualidades protectoras tan fuertes. Para él, veinte minutos no serían ningún problema.

“Jejeje, lo si-siento, Sol. Mi voz es muy grave, de ninguna forma podría cantar el Himno del Dios de la Luz”. Había compasión escrita en la cara de Tierra mientras se disculpaba, pero sus ojos brillaron con malicia por mi desgracia, sin pizca de compasión.

Tierra decía la verdad sobre su voz, que era sólo un poco más aguda que la de Juicio, así que en verdad no tenía ninguna posibilidad de cantar el Himno del Dios de la Luz y en realidad era mi culpa por haber empezado en un tono tan agudo… Pero, cuando vi esa expresión petulante en su cara, me llené de desprecio.

Además, vi al príncipe heredero y al Barón Gerland en la línea frontal. El primero tenía su usual sonrisa amable, mientras que el segundo tenía una expresión muy mierdosa en la cara. Me estaba mirando como si no pudiera creer que yo pudiera cantar este himno.

¡Son esos dos canallas!

Ya es lo bastante malo que me forzaran a cantar una canción tan increíblemente complicada como el Himno del Dios de la Luz sin saberlo de antemano, ¡pero hacerme cantarla con el estómago vacío es sencillamente irritante!

¿Es que no saben que cuando tengo hambre, mis niveles de azúcar bajan más de lo normal? Para un amante de los dulces como yo, tener niveles bajos de azúcar me pone muy amargo. ¡Ni siquiera yo sé de qué soy capaz si me pongo de muy mal humor!

“Terminaré esta canción por mi cuenta”.

“¿Qué?”.

Al escuchar mis palabras, tanto Tormenta como Hoja se paralizaron por un segundo, mientras que los otros Caballeros Sagrados sólo pudieron mirarme, cada uno con una expresión diferente en sus ojos. Algunos me miraron sobrecogidos, otros tenían expresión de desaprobación, pero la mayoría sencillamente estaban preocupados.

En ese momento, acabó el minuto de acompañamiento. Ignoré las llamadas urgentes de Tormenta y Hoja, respiré profundamente y empecé la siguiente sección de la canción.

Ustedes, pecadores, bajen sus cabezas y arrepiéntanse. Incluso en la oscura cubierta de las sombras, sus pecados no escaparán del juicio. Justos, levanten sus cabezas y observen. Mientras el sol todavía brille sobre la tierra, la luz nunca será vencida.

Aunque la primera sección casi me sofocó, la segunda sección fue mucho más sencilla, a pesar de que se le llama la “Asesina de Caballeros Sagrados”. Ya que se necesitan veinte minutos para emanar luz sagrada, casi ningún Caballero Sagrado puede terminarla. Sin embargo, la canción en sí misma es bastante sencilla de cantar, así que esta sección fue facilísima para mí, porque prácticamente desbordo luz sagrada. Aún así tenía otro problema… ¡era muy aburrida!

Como la primera parte era tan difícil, sólo pude concentrarme en cantarla y no tuve tiempo de pensar en lo hambriento que estaba. Pero ahora, con la segunda parte aburrida que no me estresó, sentí constantemente el vacío en mi estómago. Estaba tan hambriento que creo que mi voz fue alta y clara porque un estómago vacío tiene un efecto resonante.

Lenta y tranquilamente, terminé la segunda sección y hubo aplausos al final, aunque no se podía comparar con la respuesta después de la primera sección. Aunque esa no es culpa del público; es muy difícil recordar aplaudir en una situación tan somnolienta como ésta. Luego siguió otro minuto de acompañamiento, lo que me daba otro rato para descansar.

“Sol, ¿de verdad no necesitas que te ayudemos?”, preguntó otra vez Hoja, en esta ocasión con tono mucho más urgente.

“¡No te fuerces a continuar! Ya has liberado una gran cantidad de luz sagrada y tendrás que sobrepasar la luz sagrada de los sacerdotes en la última sección, así que será mucho más difícil que antes”, me imploró Tormenta.

Liberar luz sagrada no es el problema… ¡El problema es que estoy muy hambriento!

La tercera sección tiene un tono increíblemente agudo y la letra es extremadamente larga, por lo que puede ser considerada la parte más difícil de toda la canción. Apenas empiece a cantarla, requerirá tanto esfuerzo ¡que olvidaré por un momento el dolor del hambre!

“Hermano Tormenta, Hermano Hoja, por favor confíen en que Sol, con la bendición del Dios de la Luz, definitivamente podrá completar el Himno del Dios de la Luz”.

Después de que dije esto, no hubo más protestas detrás de mí.

Ese minuto de acompañamiento ya casi terminaba y con eso empezaba oficialmente la última sección del Himno del Dios de la Luz. La primera línea fue muy resonante y sonora, simbolizando la luz que cortaba la oscuridad… lo que también servía para despertar a la multitud somnolienta después de la segunda sección.

Pareció que hice un buen trabajo, ya que buena parte de la multitud encorvada se enderezó al instante y, por las expresiones en sus caras, puedo decir que se asustaron y que ya estaban completamente espabilados.

Mientras más me sumergía en la canción, quise mirar con arrogancia al Barón Gerland. En lugar de eso, vi que se giraba y le guiñaba un ojo a algo en una esquina. Ahí había solo un caballero ordinario, así que probablemente el Barón Gerland no estaba coqueteando con él.

Después de que el caballero recibiera la mirada del Barón Gerland, asintió y luego sacó un rollo, a la vez que miraba el escenario siniestramente.

Si él no está intentando hacerme algo sospechoso, ¡entonces mi nombre no es Grisia!

El rollo que el caballero sacó parecía un pergamino mágico. Un rollo mágico es creado mientras un mago transcribe sus poderes a un pergamino, lo que produce un rollo que puede venderse a otros. Esta clase de rollo mágico puede realizar un hechizo sólo una vez, y el tipo de magia liberada depende de lo que el mago inscribió en él. Después de que el hechizo ha sido utilizado, no es más que una inútil hoja de papel.

Hay muy pocos magos que puedan transcribir sus hechizos a los rollos; además, los rollos necesitan utilizar un tipo especial de pergamino y tinta. Consecuentemente, su precio tan exorbitante no es sólo resultado del costo de creación del producto, sino también de otros varios gastos durante su manufacturación. Por lo tanto, los pergaminos mágicos son considerados unos de los bienes más caros que hay.

Algo tan caro como esto definitivamente tiene que ser un objeto que el Barón Gerland le dio al caballero con el propósito expreso de ridiculizarme. ¡Esta es la definición misma de derroche!

¡Si me hubieses dado el dinero que gastaste en el pergamino, entonces tal vez habría actuado como un tonto para ti por mi cuenta, aun bajo el riesgo de que mi maestro me viera!

¡Como compensación por toda esta presión mental, aprovecharé para tomar el pergamino a la vez que evito que ese tipo haga algo sospechoso!

Mientras cantaba el himno, miré al caballero por el rabillo del ojo. Cuando estuve a punto de finalizar la canción, el tipo finalmente se movió. Él levantó el brazo, pero no invocó ningún hechizo. Era como si esperara a algo.

Lo medité un poco… ¡Oh, claro! Seguro está esperando el final, para cuando yo haya gastado casi toda mi luz sagrada. Así, habría gastado toda esa energía y aún así habría fallado en completar el Himno del Dios de la Luz. ¡Qué despreciable! Con razón el Barón Gerland lo envió a hacer el trabajo sucio.

Pero, aun tan despreciable como eres, ¿puedes ser tan despreciable como yo…? ¡Ejem! Quiero decir, ¿tan astuto como yo? Al pensar en el pergamino mágico que estaba a punto de ser mío, ¡no lo pude evitar y canté más agudo y fuerte que antes!

Sólo falta el verso final, ¡así que espera por mí, mi rollo mágico!

Alabada sea la luz. Cuando canté este verso, liberé una gran cantidad de luz sagrada.  La luz se extendió por el salón como una tormenta, hasta saliendo por puertas y ventanas, cegando a todos. Sin embargo, la luz no me puede dejar ciego, así que vi con claridad que el caballero del Barón Gerland también estaba perplejo por la repentina llegada de luz sagrada.

¡Ahora! Mientras nadie pudiera ver con claridad, quise utilizar el Hechizo de Parálisis para detener al caballero, pero, cuando estuve a medio camino en el hechizo, me sentí mareado de repente. Olvídate de recitar el hechizo, ni siquiera podía evitar que las piernas se me debilitaran.

De repente, alguien me agarró y me apoyó. Busqué, pero solo vi una sombra oscura que bajaba a toda prisa del escenario, justo hacia el caballero.

Ese debe de ser Juicio, quien con esta luz tan brillante no podría ver nada. El único que podía ver algo sería el Papa, pero, aún así, Juicio me apoyó y corrió hacia la posición exacta de ese caballero. Cielos, ¡qué capacidad tan absurda!

La luz duró unos diez segundos, antes de desvanecerse poco a poco y todos me miraban, boquiabiertos. Mantuve un rostro solemne y miré por el rabillo del ojo al caballero que quiso lanzarme un ataque sorpresa. El caballero ya estaba tirado en el suelo, miserablemente, con el rollo metido en la boca, mientras que el culpable que se lo metió ya estaba detrás de mí, como si nunca se hubiese ido.

Juicio, oh, Juicio, ¿por qué no tomaste el pergamino? ¡Qué desperdicio dejarlo en la boca de ese tipo!

Después de lamentarme por el pergamino, miré al Barón Gerland, burlándome por su fallo. Cuando él vio que el himno terminó perfectamente, se giró a su caballero con el ceño fruncido, pero, cuando vio el destino miserable que cayó sobre su caballero, su rostro palideció por el miedo.

Al ver esto, me burlé en mi interior. Eres sólo un pequeño y sucio caballero, ¿y quisiste conspirar contra mí? Barón Gerland, has subestimado gravemente qué tan despreciable… ejem  ¡qué tan astuto es el líder de los Doce Caballeros Sagrados!

“Esta canción está dedicada a Su Alteza, el príncipe heredero, quien está a punto de ascender al trono. Estoy seguro de que el Reino del Sonido Olvidado recibirá las bendiciones del Dios de la Luz bajo su mandato, en el preludio del amanecer de una era dorada”. Después de que terminé, saludé elegantemente al príncipe heredero y luego retrocedí hacia mi lugar con compostura, en medio de los Caballeros Sagrados.

Al escuchar esto, el príncipe sonrió feliz y hasta aplaudió mientras proclamaba, “¡qué canción! ¡Como se esperaba de un Caballero Sol tan perfecto!”.

Ahora, todos en el salón estaban finalmente despiertos. Todos, desde ciudadanos ordinarios hasta caballeros reales y otros miembros de la Iglesia del Dios de la Luz, comenzaron a vitorear y gritar sin pausa, “¡Larga vida al Caballero Sol! ¡Larga vida al rey! ¡Larga vida al Dios de la Luz!”.

¡Así es! Vitoreen más al rey y hagan al príncipe heredero aún más feliz, les pedí en mi mente. Miré al príncipe en secreto. ¡Je! Su sonrisa es casi tan brillante como la del Caballero Sol ahora.

Por supuesto, a todos les gusta que la gente los vitoree. Con los suficientes elogios, el príncipe dirá que soy perfecto a pesar de que manché el honor de su padre. Por todos los vítores, les tomó a los sacerdotes un buen tiempo calmar a la multitud. Finalmente, anunciaron lo siguiente en agenda, “La ronda de inspecciones del nuevo rey”. Para ponerlo simple, el propósito de este evento es marchar por las calles e informarle a todos que este es el nuevo rey, así que grábenselo en la mente y no lo ofendan la próxima vez que él vaya a una ronda de inspecciones.

El príncipe heredero se levantó primero y dos filas de caballeros reales se apresuraron a abrir un camino para él. Luego, majestuosamente dejaron el Salón de Alabanzas.

El siguiente en marcharse fue el Papa, pero, conociendo a ese vejestorio, a quien le encanta actuar todo misterioso, tanto que hasta se cubrió con un velo, quién sabe si es en realidad él o no. Por todo lo que sé, ¡éste podría ser un sustituto y el Papa verdadero ya podría haberse ido a desayunar!

Después, siguió el turno de los Doce Caballeros Sagrados para dejar el salón. Como el líder, por supuesto, yo era el encargo de liderar la salida. Cuando caminé al lado de Juicio, le susurré rápidamente, “¡Gracias por lo de ahora!”.

Cuando bajé del escenario y me aseguré de que ese maestro mío no pudiera verme, inmediatamente di un traspié y casi caigo elegantemente de cuerpo entero al suelo. Por suerte, Hoja y Tormenta, que estaban detrás de mí, percibieron que algo iba mal y me sostuvieron de ambos lados.

“¡Sol, Sol! ¿Estás bien?”, preguntó Hoja, preocupado.

Desoladamente dije, “Yo… Yo…”.

¡Yo me muero de hambre!

“Después de liberar tanta luz sagrada, no hay forma de que estés bien”, dijo Tormenta con urgencia, “Hoja, deja de hacer preguntas y sólo asegúrate de ayudar a Sol a permanecer en pie”.

“Sí, sí”, Hoja asintió vigorosamente.

“¡Adair!”.

De repente, vi que mi vice-capitán estaba al lado de la puerta, sosteniendo una bandeja con mi emparedado de arándano y leche. Sin embargo, tenía dudas marcadas en toda su cara, como si no supiera si debía acercarse. Al ver esto, comencé a luchar para liberarme de Hoja y Tormenta, y así poder poner mi querido desayuno donde pertenecía… En mi pobre estómago estruendoso.

“Ahora no necesitas llamar a tu vice-capitán, nosotros te ayudaremos. No te preocupes, Tormenta y yo seremos tus muletas por hoy”.

Flama me sostuvo fuertemente y despidió a Adair con un gesto de la mano, diciéndole que no era necesario que se acercara. Adair me miró con los ojos abiertos de par en par, indeciso entre acercarse o irse.

“El desfile está comenzando, así que vámonos”, dijo Tormenta rápidamente, y me arrastró lejos junto con Flama.

¡No, no, no! ¡Déjenme ir!

¡Tengo mucha hambre! ¡Mi emparedado de arándano, mi leche, mis bizcochos de miel! ¡Flama, Tormenta! ¡Déjenme ir!

¡Adair! ¡Mi desayuno!

[Caballero Sol Volumen 2 Capítulo 1 Fin]

 

Notas:

1 Sacerdotisa del Resplandor y Sacerdote de la Brillantez: El carácter original en chino para Sacerdote de Luz es 光明祭师 (guāng míng jì shī), donde 光 (guāng) literalmente significa Resplandor y 明(míng) significaba Brillantez.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *