Leyenda del Caballero Sol V2C07: “Amonestar la mala conducta de un Caballero Sagrado”

The Legend of Sun Knight (La leyenda del caballero Sol) Volumen 2: Actividades diarias de un caballero.

Novela original en chino por: 御我 (Yu Wo)

Novela traducida al inglés por Prince Revolution!

________________________________________________________________________________________________________
Capítulo 7 – Actividad diaria #7: “Amonestar la mala conducta de un Caballero Sagrado” – Traducido al español por Lunako, lectura y edición por little_cris y miko. Con la colaboración especial de BJVS.

Al día siguiente de la ceremonia recibí una carta de palacio. Ésta confirmaba que la fecha del duelo a muerte sería en dos semanas. Estaba decidido que sería una duelo libre, para que los tres pudiéramos competir en igualdad. La última persona en pie sería el ganador.

Era de esperarse, pues yo había convencido firmemente a la princesa de que fuera una pelea entre tres personas. También la convencí de posponer la fecha del duelo lo más posible, para tener al menos dos semanas para prepararme. Al parecer, el rey aún quería a su única hermana. Incluso cuando lo hacía enfadar tanto, aún escuchaba sus peticiones.

Pero probablemente el rey siguiera furioso gracias a mí. ¡En verdad la carta incluía una declaración, en el cual me pedía jurar que yo seré responsable de mi muerte! No es posible que quiera que el Hijo del Dios de la Guerra use esta oportunidad para matarme, ¿cierto?

Estaba asombrado. Firmé la declaración porque sabía que mi extraordinaria habilidad de recuperación y con el Papa observando el duelo, era más probable que muriera siendo asesinado que en el escenario.

Luego de confirmar la hora del duelo a muerte decidí ir a buscar al Caballero Capitán Juicio. Interrumpiendo a un caballero sagrado al azar para averiguar dónde estaba, sólo para descubrir que los Doce Caballeros Sagrados estaban en una reunión. Ahora que lo pienso, ¿cuándo fue la última vez que asistí a una reunión?

En el momento en que abría la puerta de la sala de conferencias, los ojos de todos se fijaron en mí. Luego de lanzar una brillante sonrisa y de asentir con la cabeza en reconocimiento, me disculpé, “Mil disculpas, mis queridos hermanos, Sol no podía asistir a esta reunión por haber estado tan ocupado…”

“¡No te preocupes, Sol! Has estado tan o-ocupado últimamente… ¡Además, si estás o no, realmente no hay mucha diferencia!” Respondió ‘sinceramente’ el Caballero Tierra.

Tierra, tú… Rechiné los dientes, ignoré a Tierra y miré directamente al Caballero Juicio diciendo: “Caballero Capitán Juicio, si no te molesta, ¿podría pedirte un momento? Quiero practicar mi esgrima contigo.”

Juicio respondió fríamente, “mientras no te moleste salir lastimado, Caballero Capitán Sol, no hay problema alguno.”

Al dejar la sala de reuniones y convenientemente cerrar la puerta tras de mí, alcancé a Hoja exclamar, “¡Oh no! Como Sol no puede casarse con la princesa, ¿puede que esté buscando suicidarse?”

Metal respondió “¡tonterías! Nuestro Caballero Capitán Juicio no tiene interés en matar a alguien que no tiene la fuerza suficiente ni para atar un pollo”.1

Al fin, todos los de la facción ‘amable y de buen corazón’ tuvieron que admitir, “¡si! Juicio no es alguien que moleste a los débiles.”

No pude evitar suspirar y voltear a preguntar y quejarme con Juicio, “¿realmente soy tan malo? He sobrevivido hasta hoy y he vencido innumerables no-muertos. De cualquier modo que lo mires, no puedo ser tan débil, ¿verdad?”

Las comisuras de la boca de Juicio se tensaron hacia arriba un poco, antes de preguntar directamente, “¿a dónde vamos?”

“Sala de Oraciones.”

Juicio asintió y no preguntó nada más. Me siguió todo el camino hacia la sala de oraciones, con el signo de “En Reparación” colgando de la puerta. Lo ignoré, abrí la puerta y entré. Como esperaba, Elijah estaba de pie adentro, observando la pintura de la pared.

Asentí en aprobación. Este hombre Ed es bastante eficiente y listo. No sólo logró hacer entrar en secreto a Elijah bajo mis órdenes, también colocó el letrero de “En Reparación” para que no entraran más personas. Y lo más importante, entendió que no debía quedarse luego de terminar su tarea, salvándome del esfuerzo de desperdiciar mi voz en pedirle que se fuera. Parece que puedo asignarle algunas ocupaciones a Ed, para prevenir que Adair muera de sobre-explotación antes de retirarme. Si Adair muriera, yo también moriría de dolor.

Elijah no estaba sorprendido por verme, pero cuando vio a Juicio se quedó completamente pasmado. “¡Caballero Juicio!”

Juicio me miró, luego a Elijah y al fin frunció el ceño. “¿Qué estás planeando ahora?” Preguntó.

Lo expliqué en términos simples, “quiero que él se case con la princesa, así que espero que también puedas enseñarle algo de habilidad con la espada antes del duelo a muerte.”

Juicio Respondió sin inmutarse, “no tengo problema en enseñarte a ti, pero no tengo ninguna obligación para enseñarle a él.”

“¡No! Tienes la obligación de ayudarlo…”

Juicio me mandó una mirada inexpresiva. Se dio la vuelta y comenzó a irse.

Inmediatamente lo jalé de vuelta y añadí, “aún es un miembro de la facción ‘cruel y de corazón frío’. Tú eres el jefe de esa sección. ¿Acaso puedes ser tan cruel como para abandonarlo?”

“¿Qué?” Juicio se volteó, frunció el ceño ante la armadura de caballero real que portaba Elijah y luego me miró con enojo sospechosamente.

Expliqué rápidamente. “Es el Caballero Capitán Infierno, uno de los Doce Caballeros Sagrados. El Papa lo forzó a espiar el palacio desde una edad temprana y por eso no quiere volver al Templo Sagrado…” Al notar el inicio de la comprensión en los ojos de Juicio, le describí la situación con más detalle, “además, la princesa y él están perdidamente enamorados. Le prometí que mientras él pueda evitar que el Hijo del Dios de la Guerra se case con la princesa, dándole la suficiente justificación al Papa para dejarlo ir, estaría libre de la Iglesia.”

Entonces murmuré al oído de Juicio, “de otro modo, el Papa asesinaría a su inútil espía.”

La expresión de Juicio se volvió más sombría. Luego de un largo silencio, por fin respondió, “El hijo del Dios de la Guerra es muy fuerte. Incluso yo no estoy seguro de poder vencerle. Además, a diferencia de los soldados, los caballeros no están entrenados para duelos. Los caballeros montan a caballo en batalla y son más útiles usando formaciones defensivas. Como caballeros sagrados, usamos magia sagrada para compensar nuestras limitaciones. Pero para prevenir que se exponga su identidad, El Caballero Capitán Infierno no debe usar ningún tipo de magia sagrada… en conclusión, no hay posibilidad de que gane.”

Asentí y contesté, “lo sé, pero no tiene que ganar obligatoriamente. Lo que quiero es que lo entrenes para que pueda mantenerse en pie todo el tiempo posible.”

Juicio me fulminó con la mirada y dijo en tono de desacuerdo, “Caballero Capitán Sol, debes saber que tu trabajo más importante ahora es-”

“¡Conseguir más fieles!” Terminé su enunciado y luego añadí con seriedad, “Créeme, estoy poniendo toda mi energía y ahora tengo que terminar este trabajo… pero convenientemente, puedo terminar otras tareas sin relación al mismo tiempo.”

Juicio me miró inexpresivamente. ¡Oye! Luego de recibir su mirada, noté que había ido del Caballero Juicio “negocio es negocio” a mi buen amigo Lesus, quien accedería a hacer lo que fuera. Sabiendo que no podía hacer nada, dijo “supongo que no puedo rechazarte, ¡si no me vas a molestar hasta morir!”

¡Je, je! No quiero presumir, pero soy más paciente cuando necesito que hagan algo por mí. Recuerdo aquella vez en que envié a Lesus recordatorios a cada hora para hacer que trepara sobre la muralla y comprara pasteles de moras para mí. Por favor, noten que significaba, “Lesus, ¡compra pastel de moras para mí!” Cada hora, las veinticuatro horas al día incluso de noche.

Pero recordándolo ahora, me siento terriblemente aliviado. Por suerte de mi parte, Lesus se rindió al fin y eligió trepar la muralla para comprar los pasteles de moras. Podía haber elegido conducir un sorpresivo asesinato a media noche. Luego de haberme matado de un golpe de su espada, podía haber trepado sobre la barda para deshacerse del cuerpo y eso habría sido el fin de todos sus problemas…

“Como solamente quedan dos semanas, el entrenamiento debería comenzar hoy.”

Juicio sacudió su cabeza cuando escuchó las palabras ‘dos semanas’ y dijo “un día de estos perderé el control y te destazare en pedacitos hasta la muerte en vez de hacerte caso”

Yo inmediatamente lo alabé en voz alta, “¡claro que no! Juicio, tu eres la persona mas buena en todo el mundo, ¡inclusive más buena que Hoja! Definitivamente tu jamás cortarías a muerte a tu mejor amigo”

“… ¿estás siendo sarcástico?” Juicio me miró.

“¡Eso era un cumplido!” Negué frenéticamente. Después de toser un par de veces, empujé a Elijah al frente y le recordé, “¡oye! ¿Terminaste de soñar despierto? Juicio accedió a enseñarte esgrima, así que ¿Porqué no le has agradecido aún?”

Elijah por fin reaccionó y tartamudeó, “¿q-qué no ustedes dos se odian?”

Asentí y exclamé “¡cierto! Déjame presentarte a mi buen amigo a quien odio más que a nadie, Lesus Juicio.”

“Buen amigo… ¿A quien odias más que a nadie?” Como esperaba, Elijah volvió a mirar al vacío. Era obvio que su cerebro había dejado de funcionar.

“Déjalo en paz.” Juicio negó con la cabeza hacia mi mal comportamiento y nos recordó, “como necesitamos ganar tiempo, tener la ayuda del Caballero Nube seria matar a dos pájaros de un tiro.”

“¿Nube?”

Pensé sobre ello un momento y entonces vino una súbita revelación. Inmediatamente dije, “¡no hay problema! Iré a buscarlo en este instante. Nube no sólo es miembro de la facción buena y amable, sino que también es bastante obediente. Todo lo que tengo que hacer es ordenarle que ayude.”

Juicio asintió y comenzó a medir a Elijah, como si pensara en cuál método de entrenamiento usar… brevemente recé por Elijah. Incluso cuando la forma en la que Juicio hace las cosas es razonable (y que no hiciera las cosas muy difíciles para Elijah a propósito), he visto el plan de entrenamiento que Juicio se impuso a sí mismo… sólo puedo decir que después de todo ese trabajo, ¡cualquiera podría ser un maestro de esgrima!

¿Quién fue? ¿Quién dijo secretamente “a excepción de mí”? Te oí.

 

 

“¡Nube! ¡Caballero Capitán Nube! ¡¿Dónde estás?!” Llamé mientras caminaba. Aunque caminar y gritar afecta mi graciosa imagen como Caballero Sol, ¡no tenía opción!

Era la forma más rápida de encontrar a Nube. Además, una vez que todos oigan que estoy buscando a Nube, perdonarán mis poco elegantes gritos. Eso es por que “todo el mundo sabe” que el Caballero Capitán Nube es un nómada con tanta gracia como una nube. Se dice que se le puede encontrar bebiendo solo o leyendo en los alféizares de las ventanas, techos, bajo los árboles banyan, etc.

No puedo imaginar cómo es que Nube va por allí con gracia. Sólo sé que nuestro Nube normalmente se encuentra moviéndose de aquí para allá. Además, su habilidad para moverse es excepcional, usualmente pasa cerca de mí y ni siquiera lo noto… Se le encuentra más comúnmente en rincones oscuros, detrás de las polvosas cortinas del ático y en los gabinetes que nadie ha abierto en años. En conclusión, ¡debo empezar a buscar en los lugares húmedos y oscuros!

Usualmente se esconde en estos lugares oscuros con poca de la sagrada luz por iluminación, leyendo libros con títulos tales como “Cómo hacer una lectura coherente del futuro”, “Los diez mejores hechizos para la buena suerte” y “Atrayendo la buena fortuna y alejándose de la mala suerte.” Normalmente tiene una vasija con líquidos negruzcos, verdosos o rojizos cerca de él, pero nunca me he atrevido a preguntarle qué son.

Como el Templo Sagrado es enorme, hay muchos lugares oscuros y húmedos. Es casi imposible adivinar correctamente acerca de en qué gabinete está escondido Nube.

Por eso, el método para encontrarlo que todo el mundo usa es caminar y gritar al mismo tiempo.

Busqué por un largo tiempo y por casualidad vi a Tormenta pasando cerca. Sorprendentemente, sólo estaba cargando cerca de diez documentos de trabajo, que es mucho menos que lo usual. Sabía que Tormenta no podría saber en qué gabinete se había metido Nube ahora, pero como estaba tan cansado, no puedo resistirme a preguntar, “Hermano Tormenta, ¿podría preguntarte acerca de si sabes en qué dirección fue el Hermano Nube después de la reunión?”

Tormenta levantó una ceja y respondió a mi pregunta con otra, “a menos que Nube estuviera parado enfrente de ti, ¿lo has visto alguna vez?”

“No…”

Suspiré. Este tipo, Nube es como un fantasma. No solamente adora esconderse en rincones oscuros, incluso camina usando los “Pasos de Nube” especiales que han sido pasados a través de incontables generaciones de Caballeros Nube. Los Pasos de Nube eran originalmente una técnica de batalla usada para esquivar ataques enemigos, pero ahora eran usados para evitar ser visto… Incluso si no quisiera que lo encontraran, ¡tendrías que desarrollar un tercer ojo para verlo!

Tormenta asintió en acuerdo. Antes de que se fuera, comentó, “¿dónde ves a Nube normalmente?”

¿Dónde veo a Nube normalmente? Pensé acerca de ello un momento. ¿En la sala de reuniones? No, en realidad no lo “vi” allí. ¿En los pasillos? No, nunca lo he “visto” en los pasillos. ¿Gabinetes? ¡No, No! Incluso si encontrara el gabinete correcto, normalmente no podría haber visto a través del camuflaje de Nube.

¡Un momento! De hecho, donde lo encuentro normalmente es… Un escalofrío recorrió mi espalda, me estremecí y dije, “detrás de mí…”

Tormenta asintió y luego apuntó justo a mis espaldas con su dedo índice. Después de eso, se fue poniendo atención a sus propios asuntos.

Esperé unos momentos antes de decir, “¿Nube?”

“Aquí.”

En serio que está aquí… dí media vuelta de súbito y, por supuesto, encontré al Caballero Capitán Nube, cuya piel era aún más pálida que la mía debido a los largos años sin ser expuesta al sol. No sabía si reír o llorar. “¿Desde cuándo me estás siguiendo?” pregunté.

Nube murmuró respetuosamente, “De casualidad estaba en el estante enseguida de la sala de oraciones que está en reparación y te oí tan pronto como saliste y comenzaste a llamarme a gritos.”

“¿Así que me seguiste todo el camino? ¿Por qué no me respondiste?”

Nube murmuró apáticamente, “te llamé muchas veces, pero tal vez no me oíste porque estabas gritando muy alto.”

“¡A la siguiente nada más toca mi hombro!” Dije impacientemente.

“Ok.” Asintió Nube.

“Te estabas escondiendo en el gabinete de nuevo?” Me quejé. “¿Qué no te dije? Los gabinetes no están hechos para que la gente viva en ellos. Puedes leer en la sala de lectura, o si quieres estar solo, puedes encontrar una sala de oraciones vacía. Como uno de los Doce Caballeros Sagrados, nadie puede objetar si pides una sala de oraciones privada.”

Nube negó fuertemente con la cabeza y dijo, “no me estaba escondiendo en el gabinete porque me prohibiste que lo hiciera.”

“¿Qué no acabas de decir que te estabas escondiendo en el gabinete?”

Nube negó otra vez y dijo, “me estaba escondiendo en el estante.”

“… ¿hay diferencia?”

Nube inclinó su cabeza hacia un lado y luego respondió, “los gabinetes tienen el húmedo olor del moho, los estantes huelen a polillas. Las polillas huelen mejor.”

La gente normal odiaría ambos olores, ¿cierto? Y si las polillas huelen mejor, ¿por qué esconderse en los gabinetes, en primer lugar? En serio que no puedo comprender la forma de pensar de Nube… olvídalo, está bien mientras sea feliz.

“Nube, repórtate inmediatamente con el Caballero Juicio en la sala de oraciones en reparación y sigue sus órdenes.”

“Ok.” Nube asintió una vez más y se desvaneció como una fantasma.

Asentí en aprobación. Incluso si es algo difícil de encontrar, tiene una voz apenas audible, una personalidad algo extraña y una rara forma de pensar, Nube es muy obediente. Su obediencia es su mayor virtud. Obedece todas mis órdenes sin preguntar nunca el porqué.

“¡Sol!”

Sin esperar a la persona que me llamó, fruncí el ceño y dije “¿Problemas?”

“¿Cómo supiste?” Flama se paró en seco quedándose boquiabierto, con ojos llenos de la sospecha acerca de si yo había ganado recientemente el don de la clarividencia.

“Siempre que corres hacia mí a toda velocidad, nunca pasa nada bueno” expliqué sombríamente. ¿Qué no Adair casi muere la última vez que esto pasó?

“Así que por eso sabías…” por un momento pareció que Flama recordaba lo que se suponía que hiciera y entró en pánico una vez más. Gritó, “¡no es correcto! ¿Por qué discutimos esto? Tu Pelotón del Caballero Sol tuvo una pelea con los guerreros del Monasterio del Dios de la Guerra. Un montón de ellos están heridos, pero por suerte ninguna de sus vidas está en peligro y están atendiendo sus heridas en la cámara principal. Sin embargo, los chicos del Monasterio del Dios de la Guerra demandan que el pelotón del Caballero Sol sea castigado. ¡No tiene sentido! ¡¿Dónde está la justicia en golpearse unos a otros?! ¡Sus heridas son muchos menores que las del Pelotón del Caballero Sol, somos nosotros los que deberíamos exigir una compensación!”

Quedé indignado al momento de oírlo. ¡Mi Pelotón del Caballero Sol realmente había ignorado mis repetidas advertencias y fue a buscar pelea con un enemigo más fuerte!

¿Acaso me iban a hacer rabiar hasta morir antes de darse por satisfechos?

Cuando Flama y yo corrimos hacia la cámara principal, instantáneamente vimos a los miembros del Pelotón del Caballero Sol cubiertos de sangre. Estaba tan furioso que, casi los regaño en público. Por suerte, Flama tiró de mi manga señalado hacia el Hijo del dios de la Guerra y a sus cerca de cincuenta guerreros en medio de la sala. Sólo entonces pude contenerme.

Sonreí ampliamente mientras dejaba atrás al herido Pelotón del Caballero Sol y continué hasta donde estaba el Hijo del Dios de la Guerra. Cortésmente dije, “si Sol hubiera sabido que el Hijo del Dios de la Guerra había llegado, Sol le habría dado la bienvenida personalmente para expresar la graciosa hospitalidad del Dios de la Luz. Ya que estás aquí, ¿querrías que Sol te diera un paseo por la Iglesia del dios de la Luz?”

Los labios del Hijo del Sol de la Guerra se torcieron al escucharme. Gruñó, “deja de decir tonterías. ¡Caballero Sol, tu gente le ha dado una paliza a la mía, y tú, tú…! -de cualquier manera, tienes que hacerte responsable de esto.”

¿Mi gente le dio una paliza a tu gente? Me burlé en silencio. No solamente son las heridas del Pelotón del Caballero Sol más graves que las de sus guerreros. Estoy completamente seguro de que bajo mi enseñanza, el Pelotón del Caballero Sol no buscaría una pelea que no pudiera ganar. ¡Por lo tanto, no es tan difícil averiguar quién comenzó la pelea!

Estoy 80% seguro de que esto es porque Elijah y yo estuvimos tratando de quitarle a su princesa. Eso lo puso furioso. Como no pudo sacar su enojo en mí o Elijah (y no intentaría tocar a los caballeros reales porque pertenecen al rey y no a Elijah), comenzó una pelea con mi Pelotón del Caballero Sol… ¡esos idiotas! ¿Qué no les dije recientemente que no dejaran el Templo Sagrado? ¡Mis palabras cayeron en oídos sordos!

Al momento en que escuché lo que dijo el Hijo del Dios de la Guerra, dejé de sonreír y dije gravemente, “Por supuesto, como nos enseña el Dios de la Luz, definitivamente no debemos tratar a nuestros invitados violentamente. En vez de ello, debemos tratar todas las cosas con la benevolencia del Dios de la Luz, pues la amabilidad será pagada con amabilidad. La violencia incita más violencia y el odio genera odio. A nadie le gusta ser tratado con violencia. Por ello, debemos primero mostrar atención y consideración amable. Solamente entonces, la otra parte corresponderá amabilidad con amabilidad-”

Entre más escuchaba el Hijo del Dios de la Guerra, más fruncía el ceño. Al fin, tocó su cabeza como si tuviera un fuerte dolor de cabeza y bramó “¡CÁLLATE!”

Cerré mi boca como él deseaba y sonreí amablemente en su dirección.

Flama murmuró detrás de mí. “¡Vaya! Acabo de tener una gran pelea con este tipo y ni siquiera se despeinó. Todo lo que Sol tuvo que hacer fue hablar y él tiene una fuerte jaqueca.”

“¡Sólo dime cómo vas a castigarlos!” Gruñó el Hijo del dios de la Guerra. Parece que hablar conmigo es más cansado que pelear con Flama.

Di media vuelta para ver a mi Pelotón del Caballero Sol y los reprendí, “¿En serio han tratado violentamente a nuestros huéspedes? ¿Acaso han olvidado que son caballeros sagrados del Dios de la Luz? ¿Cómo pueden ser tan egoístas? Como se rehúsan a ser caballeros sagrados corteses, prohibiré a los clérigos que los curen. Vayan a la enfermería y venden sus heridas. Luego de esto, repórtense en la sala de castigos. ¡Están castigados por un mes!”

Los miembros del Pelotón del Caballero Sol miraron hacia el suelo avergonzados, levantándose lentamente. Algunos con heridas más graves necesitaron el apoyo de otros para levantarse.

Finalmente comprendiendo la situación actual, Flama dijo ansioso, “Sol, no hay nada malo con castigarlos, ¡pero al menos deja que sean curados por los clérigos! ¡Sus heridas son muy graves!”

“Ése es su castigo” dije simplemente, sin intención de retirar mis órdenes.

Los caballeros sagrados alrededor, vieron con empatía a los miembros del pelotón de Caballero Sol, procediendo a mirar con odio a aquellos del Monasterio del Dios de la Guerra.

Volteé para hablar con el Hijo del Dios de la Guerra justo a tiempo para ver la sonrisa de satisfacción extendida sobre su rostro. Los guerreros a su espalda reían fuertemente mientras los avergonzados miembros del Pelotón de Caballeros Sol dejaban la sala.

“Realmente espero el enfrentamiento a muerte en dos semanas. A razón de la bondad del Dios de la Luz, seré misericordioso.” Los dientes del Hijo del Dios de la Guerra brillaron al ensancharse su sonrisa.

Dejé salir una deslumbrante sonrisa y respondí, “muchas gracias por tu amabilidad.”

“Hahaha…” Todos los del Monasterio del Dios de la Guerra rieron a carcajadas al salir pavoneándose de la Iglesia, sin decir ‘adiós’ siquiera.

Una vez que se habían ido los guerreros del Monasterio el Dios de la Guerra, Flama me alcanzó cuidadosamente y susurró, “S-Sol? Ahora que se han ido, debería ir a buscar algunos clérigos para que curen al Pelotón del Caballero Sol?

Una sola mirada mía, hizo que callara.

Caminé rápidamente tras el Pelotón del Caballero Sol. Flama vaciló por unos momentos, luego me siguió. Aunque había muchas enfermerías y no había especificado a cuál debían ir, fue fácil hallarlos. Todo lo que tenía que hacer era seguir el rastro de sangre.

Todos los clérigos, caballeros sagrados e incluso los Doce Caballeros Sagrados palidecieron el momento en que me vieron pasar cerca. Incluso dieron algunos pasos para alejarse de mí.

Cuando llegué a la enfermería, cerré la puerta tras de mí gentilmente. Entonces gruñí furiosamente contra el Pelotón del Caballero Sol. “¿Qué les he enseñado, bola de bastardos?”

Todos los miembros del Pelotón del Caballero Sol miraron hacia abajo, sin atreverse a decir nada.

Perdí el temperamento y bramé, “¡¿Qué no les dije antes?! Si quieren golpear a alguien, asegúrense de que son al menos dos veces más débiles que ustedes. Si el oponente es casi tan fuerte, nunca actúen a menos que la probabilidad de ganar sea de 200%. ¿Acaso no les dije que lo toleraran y me lo reportaran antes de empezar una pelea?”

“¡Capitán, no es nuestra culpa! ¡No nos dejaban irnos!” Ed respondió en voz baja, sosteniendo su sangrante mano izquierda.

“¡Tonterías!” Repliqué. “Si realmente querían irse, ¿cómo podían detenerlos en medio del día? Todos los caballeros reales los habrían ayudado a tratar con esos problemáticos.

Ed aulló, “P-pero, ¡no podíamos solamente ignorarlos! ¡Te insultaron! Si hubiéramos dado media vuelta y huido, ¿no habría eso confirmado que estaban en lo correcto?”

Se alzó el alboroto inmediatamente entre los presentes y todos se quejaron, “¡cierto! ¡De hecho lo llamaron cobarde que solamente confía en ser bien parecido!”

¡Eso significa que soy muy apuesto! ¿Por qué habría de enojarse por ello?

“Dijeron que los caballeros sagrados son unos buenos para nada que sólo podrían aguantar golpizas. ¡Eso es demasiado!”

Err… en realidad, no están muy alejados de la verdad. Los caballeros sagrados son mejores para defender y recuperarse. Estas dos habilidades combinadas hacen de los caballeros sagrados increíblemente resistentes, lo que significa que son expertos en recibir golpizas.

“Incluso dijeron que no te preocupas por nosotros. Incluso si nos mataran, no te atreverías a tocarlos…”

¡Basura! Si se atrevieran a matarlos, ¡me encargaría de quedaran paralizados de por vida!

La tercera premisa fue la que finalmente me sacó de mis casillas. Puse expresión solemne mientras los oía quejarse y vendar sus heridas al mismo tiempo. Cuando casi hubieron terminado, ordené, “Repórtense en la sala de castigo.”

Al oír que aún serían castigados, los miembros del Pelotón del Caballero Sol miraron miserablemente al suelo. Justo cuando iban a irse, hubo un toque en la puerta.

“¿Quién es?” Fruncí el ceño. ¿Quién me interrumpiría mientras enseño una lección a los miembros de mi pelotón?

“Capitán, soy yo Adair.”

“Tienes agallas para desobedecerme y levantarte. ¿Te has recuperado completamente?”

“Estoy perfectamente ahora, Capitán.”

“Entonces entra.”

Adair cayó sobre sus rodillas en cuanto entró y dijo en tono culpable. “capitán, si insiste en poner el Pelotón del Caballero Sol en detención, entonces por favor enciérreme a mí también. Todo esto ocurrió porque yo, el Vice-capitán, fallé en entrenarlos correctamente.”

Miré a Adair. Como sus movimientos parecían muy suaves, probablemente sus heridas habían curado por completo. Fríamente dije, “¡muy bien! Todos ustedes repórtense a la sala de castigo.”

Adair miró hacia abajo escondiendo su expresión y respondió como normalmente lo hacía, “de inmediato.”

[Caballero Sol Volumen 2 Capítulo 7 Fin]

 

Notas:

1 No tiene la fuerza suficiente ni para atar un pollo: Una expresión China que describe a una persona físicamente débil.

Leave a Reply